¿CÓMO FUNCIONA?

Es posible que primero tenga que acostumbrarse a utilizar un preservativo con alas :-). No se preocupe, no sentirá nada y cuando experimente todas las ventajas ya no querrá utilizar otra marca.

Utilizar un Wingman es casi como no llevar nada
Porque quiere disfrutar con su pareja, sin preocuparse por el preservativo.

Reviews Wingman

¿Cómo funciona?

Uno

Sujete las alas con el logotipo hacia arriba

Dos

Empuje ambas alas hacia abajo simultáneamente

Tres

Retire las alas y disfrute ;-)

Bekijk youtube
Bekijk youtube

¿Por qué un nuevo preservativo?

Quiere disfrutar del sexo de forma segura, pero sin que le distraiga de lo que realmente importa. Además, si usa un preservativo, quiere estar seguro de que le ofrece la protección debida. A todos nos ha pasado alguna vez:

  • Ponérselo es molesto y hay que hacerlo en el momento más inoportuno
  • La sensación al mantener relaciones sexuales es menos natural
  • El preservativo se rompe durante el uso y le deja en la estacada
Los preservativos se someten a pruebas cuidadosamente y son seguros. Que le protejan adecuadamente depende en gran medida de cómo los utiliza. ¡Y es precisamente esto lo que se deja completamente en manos del usuario! Pero, en esos momentos de pasión, ¿quién presta atención a la letra pequeña del prospecto?

"Nos irritaba que la comodidad de uso de un producto tan importante como el preservativo fuese tan mala. Tenía que ser posible mejorla. Por eso desarrollamos el Wingman. Un producto que creemos que mejora el concepto de sexo seguro: la alternativa más fácil, placentera y segura a mantener relaciones sexuales sin preservativo."

menos complicaciones

Su colocación más sencilla
También con 1 mano
También en la oscuridad

menos complicaciones

Conoce la sensación: después de un periodo de conocimiento mutuo y de coqueteo, finalmente llega el momento perfecto. Las velas encendidas, la música adecuada. Todo va sobre ruedas, se siente sensual y relajado. Hasta que aparece el preservativo, entonces hay que parar y encender la luz… Para evitar este tipo de situaciones frustrantes o para evitar la tendencia a hacerlo sin protección, hemos desarrollado un preservativo que consigue que su colocación sea más rápida, sencilla y menos molesta:

  • El preservativo Wingman se puede colocar en un único movimiento fluido en tan solo dos segundos.
  • Gracias a su logotipo en las alas, también se puede sentir por el tacto cuál es la parte superior en la oscuridad.
  • Se puede colocar con una mano, para que su otra mano pueda ocuparse de asuntos más importantes.

Sensación más natural

El preservativo más fino que existe
Suave y flexible
Inodoro

Sensación más natural

Seamos sinceros, el sexo sin preservativo es incomparable. Con un preservativo la sensación es menos natural y ese olor a goma en los dedos tampoco es muy excitante (eso siempre que después de ponerse el preservativo no haya perdido las ganas ;-)). No obstante, el preservativo sigue siendo la manera más efectiva que protegerse de las ETS y de los embarazos no deseados. Estas son razones más que suficientes para hacer que el uso de preservativo sea lo más agradable posible. Por este motivo, Wingman es un preservativo ultrafino, suave y flexible que ofrece una sensación lo más natural posible y que es completamente inodoro. Es casi como no llevar nada... Además, las alas con las que se coloca el Wingman garantizan que el preservativo también sea más seguro. Debido a que no se toca con las manos, el preservativo Wingman puede ser más fino, mientras que, al mismo tiempo, el riesgo de que se dañe es menor.

Uso más seguro

No hay contacto con las uñas
Nunca se coloca al revés
No apretar la punta

Uso más seguro

¿Sabía que el uso de los preservativos comunes no suele ser seguro en el 15% de los casos? Gracias a que la legislación es cada vez más estricta con respecto a los preservativos, estos productos son cada vez más seguros. No obstante, que le protejan adecuadamente dependen de cómo los utiliza y de cómo se los pone. ¡Y es precisamente esto lo que se deja completamente en manos del usuario! Pero, en esos momentos de pasión, ¿quién presta atención a la letra pequeña del prospecto?

Tiene que comprobar si la parte que se desenrolla se encuentra en la parte exterior. La diferencia entre la parte superior e inferior es difícilmente perceptible incluso con una lámpara encendida, así que imagine lo difícil que resulta verlo con una iluminación ambiental romántica creada especialmente para la ocasión. Muchos usuarios desconocen que se debe presionar la punta del depósito con una mano mientras que con la otra se desenrolla el preservativo. No tocar el preservativo con las uñas, joyas o piercings tampoco parece ser muy sencillo. Porque casi nadie se pone guantes de látex antes de colocar el preservativo. Como consecuencia, el preservativo se rompe en el punto álgido por la formación de burbujas de aire o por daños. También es habitual que un preservativo se coloque al revés y que, a continuación (con líquido preseminal), se le da la vuelta y se vuelva a poner: esta es la causa número uno de transmisión de ETS por uso incorrecto del preservativo.

Un reciente estudio realizado en los Estados Unidos (Sanders et all 2011) concluyó que, cuando se utiliza adecuadamente, el preservativo tradicional no ofrece protección alguna frente a embarazo y ETS en el 2% de los casos. En la práctica, este porcentaje se incrementa hasta el 15% de los casos. Por lo tanto, de este estudio se desprende que, debido a que se coloca incorrectamente en el 13% de los casos, ¡el preservativo no ofrece suficiente protección! Aparte de un prospecto y de información, ninguna marca de preservativos hace nada con respecto al uso seguro del producto en sí. Por este motivo, el preservativo Wingman se ha diseñado de tal manera que se eviten errores comunes:

  • No es necesario presionar la punta del depósito para que no entre aire (45%*): si hay aire en la punta, existe un mayor riesgo de rotura. Con el preservativo Wingman no es necesario presionar la punta del depósito. Ya está sellado bajo el borde de una de las alas (el aire se extrae durante el montaje) y, por lo tanto, se sella por sí mismo cuando se desenrolla.
  • El preservativo se coloca al revés y después se vuelve a colocar (11%*): existe una gran posibilidad de que en el preservativo queden restos líquido seminal después de darle la vuelta, lo que significa que existe la posibilidad de transmisión de una ETS o de un embarazo no deseado. En un preservativo normal no puede verse con facilidad cuál es la parte superior y la inferior. En el preservativo Wingman esto se puede ver y sentir fácilmente por la w (logotipo) que se encuentra en la parte superior de las alas. Es imposible equivocarse, solo se puede poner de esa manera.
  • Contacto mano-uñas u otros objetos cortantes (5%*): significa peligro de rotura. Al colocar un preservativo Wingman no se toca directamente el preservativo.

* El porcentaje de los casos en los que esta razón fue la causa de un uso incorrecto del preservativo (Sanders et all 2011).